Facebook Twitter

POWr Social Media Icons

sábado, 22 de abril de 2017

¿Qué significan las siglas de las nuevas tecnologías automotrices?

Seguramente has observado en fichas técnicas, descripciones, e incluso en botones y testigos del tablero de tu auto alguno de los siguientes acrónimos, pero ¿sabes qué significan? Te dejamos este glosario de las abreviaturas de los sistemas de asistencia a la conducción.

ESP: Electronic Stability Program: también presentado en ocasiones como ESC, DSC, VDC, VSA y VSC; son las siglas comerciales del Control Electrónico de Estabilidad, uno de los avances tecnológicos en materia de seguridad activa más importantes de los últimos tiempos. De acuerdo a los fabricantes puede cambiar el nombre. Estos sistemas sirven para retomar el control del vehículo si lo pierdes, por ejemplo, en una curva, calibrando el giro de las llantas de forma independiente.




ABS del alemán Antiblockiersystem: (Sistema antibloqueo de ruedas) es un dispositivo que hace variar la fuerza de frenado para evitar que los neumáticos pierdan la adherencia con el suelo y derrapen, permiten un giro breve e intermitente que asegura una mayor adherencia al suelo.




LDW: Lane Departure Warning. (Detector de cambio de carril) LKA: Lane Keep Assist (Asistencia de permanencia en el carril). Estos sistemas permiten a tu vehículo detectar el carril sobre el que viajas y avisarte si te estás saliendo para que retomes tu curso. En el caso del asistente (LKA), toma el control del volante de forma autónoma para recobrar la línea del vehículo si el conductor no la corrige.



ACC: Adaptative Cruise Control (Controlador Adaptativo de Velocidad Crucero), consiste en un sensor que permite al auto regular la velocidad máxima de conducción del coche de acuerdo a las condiciones de tránsito.




BSD: Blind Spot Detection (Detector de Punto Ciego), es un sensor equipado en algunos vehículos cuya función principal es avisar al conductor sobre vehículos u objetos alrededor del vehículo que posiblemente no se vean en los espejos retrovisores.




TCS: Traction Control System. El Sistema de Control de Tracción funciona de forma similar al Sistema de Control de Estabilidad y te permite retomar el control del vehículo en caso de que pierdas el control de su rumbo en caminos dificiles donde se pierde la adherencia, como caminos mojados o terracería.




FCW: Forward Collision Warning (Detector de Colisiones),este sistema funciona mediante una alerta que avisa al conductor si frente al vehículo encuentra un obstáculo con el que pueda chocar. Si dice FCA, se convierte en un asistente que incluso permite intervenir al vehículo y frenar automáticamente. 




HAC (Hill-start Assist Control) y el DAC (Downhill Assist Control) son dos sistemas que ayudan al conductor cuando debe moverse en pendientes. El primero de ellos, también conocido como sistema de asistencia a la salida en pendiente ascendente (o, brevemente, ayuda a la salida en rampa) es bastante conocido y tiene ya su historia, consiste en bloquear los frenos por un breve momento para permitirte cambiar el pie del freno al acelerador en subidas sin que el vehículo "se vaya para atrás". El otro es más novedoso y se aplica a vehículos automáticos; funciona para ese reto de maniobrar bien tu auto en pendientes marcadas (por ejemplo, estacionarte en calles empinadas) o en situaciones como atascos o terrenos empedrados (útil en vehículos 4x4).




HUD (Head-Up Display) La Pantalla de Visualización Rápida funciona como una proyección que se muestra en tu parabrisas o en una pantalla de vidrio especial sobre el tablero, con información sobre tu motor, velocidad y otros datos importantes del vehículo.





Todas estas tecnologías son asistentes que nos ayudan a mejorar la seguridad, pero recuerda que ninguna sustituye a la prudencia y un manejo responsable, lo cual es completamente tarea del conductor.







viernes, 7 de abril de 2017

Cómo evitar que se quiebren los parabrisas el viajar en carretera



Pasa más a menudo de lo que crees. Vas en la carretera y de pronto, de la nada, el parabrisas de tu auto se agrieta o recibe uno de estos terribles golpes que lo afean y comprometen la estructura de esta parte fundamental en tu vehículo.


jueves, 9 de marzo de 2017

Honda CR-V 2017: una nueva generación



A 20 años del nacimiento de la Honda CR-V y a 15 años de su aparición en México, llega la quinta generación de la SUV más vendida en el mundo.


Nueva imagen

Dentro de la enorme cantidad de mejoras que contiene la Honda CR-V 2017 destaca la renovación del diseño exterior e interior. Comparada con su predecesora esta quinta etapa del Compact Recreational Vehicle luce mucho más agresiva y al mismo tiempo más aerodinámica. Junto a los trazos marcados impuestos en la carrocería y elementos que permiten una menor resistencia al viento encontramos existen faros, una parrilla y calaveras con los mismos códigos genéticos de la nueva línea Honda.



Espacio interior

Ahora bien, además de esta nueva imagen, la nueva Honda CR-V 2017 posee un cuerpo ligeramente más grande. Esta vez la longitud de la carrocería crece aproximadamente 50 mm en comparación con la generación anterior, esto deriva en un largo de 4,587 mm, asimismo, la distancia entre ejes aumentó 40 mm para llegar a 2,659 mm.

Toda esta alteración en las dimensiones de la CR-V proviene de la nueva plataforma que entre otras cosas tiene como objetivo ofrecer una cabina con un mayor espacio para lo pasajeros y en la zona de carga. Basta decir que el volumen del espacio de los pasajeros pasó de 2,947 a 2,998 litros, en tanto que el de la “cajuela” subió de 1,053 a 1,110 litros.



Renovación total 

Junto a este incremento en el espacio interior, Honda CR-V tiene una cabina con un tablero y cuadro de instrumentos de nuevo diseño, plásticos de mejor calidad y una nueva pantalla táctil de siete pulgadas que además de tener mejores gráficos y permitir la gestión del aire acondicionado trae de vuelta a la añorable perilla para subir y bajar el volumen. De igual forma destaca el cuadro de instrumentos configurable que ofrece de forma digital el velocímetro y otros datos del vehículo. Un par de elementos más a recalcar del habitáculo es la enorme cantidad de lugares para guardar objetos y el incremento en el ángulo de apertura de las puertas traseras que se traduce en un acceso más holgado.

En la parte de equipamiento, esta Honda CR-V 2017 llega más completa al proporcionar una pantalla de siete pulgadas, un nuevo sistema de navegación, Apple CarPlay, Android Auto, arranque remoto, entradas USB en la parte delantera y trasera, y freno de mano eléctrico.



Más poder y eficiencia

Otro de los highlights de la Honda CR-V 2017 es la llegada del mismo motor cuatro cilindros turbo de 1.5 litros. Con un poder de 188 hp a 5,600 rpm y un torque de 179 libras-pie entre 2,000 y 5,000 rpm ubica este SUV de la marca japonesa como las más potente del espectro de SUVs compactas aunado a una caja automática CVT que envía el poder a la ruedas delanteras.

En la versión de entrada este motor turbo es intercambiado por el mismo 2.4 litros de la generación anterior, por lo que encontramos 185 hp a 6,400 rpm y 180 libras-pie a 3,900 rpm. Un apunte a señalar es que a pesar que el motor de 1.5 litros ofrece más poder, es 15 por ciento más eficiente que este último gracias a la sobrealimentación.


Conducción refinada

Como parte de esta nueva plataforma, CR-V 2017 ofrece una conducción más refinada y estable, y es que además de tener un chasis más rígido la distancia al suelo es menor. Asimismo, la dirección asistida eléctricamente es más precisa y la cabina ofrece una mayor insonorización.

Para saber más detalles sobre la conducción de esta quinta generación te invitamos a visitar tu agencia Honda Fame más cercana y realizar una prueba de manejo sin costo.


Fuente: Autocosmos | http://bit.ly/2niInLU

miércoles, 8 de marzo de 2017

Audi Q5 impresiona en las pruebas de Euro NCAP


El nuevo Audi Q5 ha conseguido las cinco estrellas en las pruebas de evaluación para vehículos nuevos de Euro NCAP, la puntuación más alta que otorga la organización. Este resultado implica que está entre los vehículos más seguros de su clase.

jueves, 2 de marzo de 2017

6 malos hábitos que llevarán tu vehículo al taller

Para ser un buen conductor es necesario tener ciertas de aptitudes, pero para conducir bien lo que hay que tener es una buena actitud. Sin esa buena actitud desarrollaremos unas acciones que harán que la vida útil de nuestro automóvil sea más corta de lo que pensemos. Hablamos de los malos hábitos del conductor, algunos de ellos los tenemos tan interiorizados que será difícil evitarlos. Para cambiarlos, lo primero que hay que hacer es conocerlos.



No cumplir con las revisiones recomendadas por el fabricante

Parece increíble pero existen muchos conductores, de cualquier género y condición, que creen que el único mantenimiento que hay que dar a su auto es llenar el tanque de gasolina. Obviamente no es así. Las revisiones indicadas por el fabricante están establecidas por algo, estas sencillas inspecciones se pueden realizar en cualquier taller autorizado donde se comprueba el estado general del vehículo y se reponen las piezas y componentes cuando sea necesario. Y cómo no, se cambian el aceite, filtros, y líquidos refrigerantes. Pero también prueba de vez en cuando hacer un mantenimiento preventivo a tu auto.




Conducir de forma agresiva… o demasiado tranquila
Sin prisa, pero sin pausa. Circular constantemente forzando el cuentarrevoluciones puede provocar diferentes daños en el motor y componentes de tu automóvil. Esos acelerones harán que gastes más gasolina, que contamines más, que las llantas se desgasten antes de tiempo… y finalmente, averías que hagan que podrían hacer que pases por el taller por daños en el embrague, transmisión y caja de cambios.

Y tan perjudicial es conducir agresivamente como hacerlo a paso de tortuga. Porque una conducción eficiente no se puede confundir con llevar el coche a bajas revoluciones con una marcha alta. Puede que consumas menos combustible, pero no te compensará cuando te encuentres con problemas en el catalizador (motores de gasolina), filtro de partículas (motores diésel), cigüeñal, bielas y cojinetes de biela y bancada. En definitiva, la conducción eficiente es otra cosa.


Mal uso de los frenos
Relacionado directamente con una conducción violenta es frenar más de lo que se debería. Los sistemas de frenado están preparados para soportar un uso intenso, pero no de forma constante. Los mayores problemas que acarrean las frenadas innecesarias, son un gasto prematuro de las pastillas y discos de freno. Si aún así se sigue abusando de los frenos, además de las zapatas y los discos, podrían dañarse las llantas. Por otro lado, usar bien el freno motor es otra de las cualidades de todo buen conductor.


No vigilar la presión de las llantas ni la profundidad del dibujo
Otra gestión obligatoria y que es gratis, es mantener la correcta presión en tus neumáticos. No tiene costo porque en cualquier gasolinera debería haber un manómetro (bien cuidado) de acceso público. Con respecto a la presión correcta, en tu manual o en la etiqueta de la puerta del conductor o tanque de gasolina se indican los valores aconsejados. Por otro lado, si ves que tus llantas tienen un desgaste irregular, por favor, cámbialos ya. Recuerda que la profundidad mínima del dibujo de la rueda ha de ser de 1,6mm. (Usa una moneda de un peso -México-, si la moneda se hunde lo suficiente para que no veas el aro plateado, aún tiene suficiente profundidad).



Si los neumáticos no tienen la presión adecuada gastarás más dinero en gasolina. Se generará también un desgaste no uniforme de la rueda, lo que aumenta la distancia de frenado y las posibilidades de sufrir una ponchadura. Por último, no tener adecuadamente infladas las llantas terminará afectando a la amortiguación. Si la amortiguación falla, el siguiente problema radicará en la dirección. Si la dirección no te responde, terminarás por no tener el control sobre tu propio auto… En definitiva, controla la presión de los neumáticos; con una o dos veces al mes basta, en función del uso que des a tu auto. No olvides que es mucho más importante de lo que parece.

Mal uso del clutch y la palanca
A veces, nos complicamos demasiado. El embrague -también conocido como clutch- sólo hay que pisarlo si se vas a cambiar de velocidad. Evita usarlo estando detenido, porque para esa situación se debe poner la palanca en punto neutral. Eso sí, cuando lo pises, hazlo a fondo, y luego desembraga con suavidad. Tenemos que tener en cuenta que ésta es una de las acciones que más desgastan a nuestro auto. Sólo hay que recordar esa terrible sensación de rasgar las entrañas del coche cuando nos equivocamos en la “coreografía” de meter una marcha.



Por último, la palanca de cambios -tanto manual como automático- no es un reposa manos. La presión que se ejerce al apoyarnos en él es un desafortunado hábito que acabará generando problemas como holguras en sincronizadores, vibraciones, y finalmente, hará que el engranaje de las marchas sea defectuoso.


Dejar que el tanque de combustible llegue a la reserva
Por más que queramos evitarlo, habrá que cargar gasolina en algún momento. Hazlo antes de llegar a la reserva aunque sepas que puedas circular unos cuantos kilómetros más con el testigo encendido. Si lo ves iluminado con demasiada frecuencia la bomba de combustible empezará a sufrirlo. Y otro contratiempo: el fondo del depósito es donde se acumulan sedimentos e impurezas difíciles de filtrar, lo que puede provocar problemas en el motor.



Hasta aquí algunos de esos malos hábitos de conducción que pueden provocar problemas mecánicos en tu coche. Para cambiarlos, como casi todo en la vida, es cuestión de actitud. De buena actitud, como la de todo buen conductor.

Fuente: Circula Seguro | http://bit.ly/2mQ4kSf

© 2016 #AUTOFAME Blog. WP FAME converted by fame